Edición 59, Estrategia, Número actual

Negocios en la nube

Por: Marco Morán,
ITAM

El entorno competitivo en que se desarrollan los negocios exige mejorar constantemente nuestros productos o servicios, aumentar la satisfacción del cliente y al mismo tiempo incrementar o mantener los márgenes operativos; todo esto con una velocidad de habilitación casi inmediata.

Por otro lado, ya no queda un negocio que no tenga una fuerte dependencia operativa y estratégica de las tecnologías de información, la habilitación tecnológica de procesos, productos y servicios. Para responder a los cambios del mercado, tendrá que ir a la misma velocidad de las exigencias que enfrentan las compañías.

Iniciativas como consolidación de la unidad de negocio, adquisiciones, desincorporaciones, cambios en el modelo de negocio o preparación para la salida a bolsa tienen un componente importante de tecnologías de información.

En este artículo abordaremos, desde un punto de vista de negocio, los conceptos básicos del cómputo en la nube, que se ha convertido en un gran tema de interés por la velocidad y facilidad con que podemos conseguir tecnología de punta a precios accesibles para cualquier empresa y que nos puede ayudar a enfrentar retos y dificultades actuales.

A pesar de que el cómputo en la nube tiene ya tiempo en el mercado, todavía hay mucha confusión sobre lo que significa en varios mercados o sectores de empresas. El cómputo en la nube es la práctica de utilizar una red remota de servicios hospedados en internet para almacenar, administrar y procesar datos, en lugar de realizarlos en un servidor local o una computadora personal.

El cómputo en la nube tiene ciertos atributos, se entrega en diferentes maneras y servicios. La empresa que utiliza tecnología en la nube no es dueña de los activos, solo paga por usarlos.

Es un esquema escalable y elástico; es decir, se trata de servicios compartidos que pueden aumentar o disminuir según se requiera. La infraestructura principal, el software y las plataformas se comparten entre los clientes que usan un servicio.

El cómputo en la nube ofrece una variedad de modelos de pago según el uso; es decir, se paga lo que se consume sin tener capacidad ociosa instalada en la compañía ni insuficiencias en épocas en las que aumentan las necesidades de procesamiento de una empresa. La nube utiliza tecnologías de internet y los servicios se prestan utilizando identificadores, formatos y protocolos como URL, HTTP, IP etcétera.

Hay tres maneras de otorgar servicios en la nube:

  • Nube pública. Los activos de cómputo pertenecen a un tercero y cualquiera puede aprovecharlos. Los activos, definición del servicio, costo y riesgo de implantación recaen en el proveedor de servicio.
  • Nube privada. Los activos de cómputo pertenecen a una compañía, que limita el acceso a los usuarios de su organización o quienes decida franquearles el pago. Los activos, la definición del servicio, costo y riesgo de la implantación corren por cuenta del cliente.
  • Nube híbrida. Los servicios son coordinados entre elementos de cómputo internos y externos. Hay diversas combinaciones, por lo que este estilo ha ganado popularidad.

Por último, hablemos de los servicios que las compañías pueden adquirir utilizando el cómputo en la nube:

  • Infraestructura como servicio (IaaS). Es equivalente a las iniciativas de tecnología de información de infraestructura y centros de datos. La IaaS proporciona un esquema de autoservicio casi inmediato de recursos de infraestructura escalabres y elásticos complementados por almacenamiento y capacidades de red.
  • Plataforma como un servicio (PaaS). Se trata de la versión de servicios de nube de infraestructura de aplicaciones; las bases tecnológicas para desarrollar, probar, integrar y desplegar tecnología.
  • Software como un servicio (SaaS). Es la capa de aplicaciones de cómputo en la nube. Uno o más proveedores son dueños de las aplicaciones de software y son quienes las entregan y administran. El método de compra de SaaS se basa en el volumen de uso o consiste en una suscripción que depende de ciertas métricas.
  • Procesos de negocio como servicios (BPaaS). Es un tipo específico de subcontratación mediante tecnologías basadas en internet. El proveedor es responsable de la administración del proceso, los pasos están muy automatizados y al cliente se le da acceso a los datos para rendición de informes o preparación de análisis.

En conclusión, el cómputo en la nube es una opción para poner en marcha las iniciativas de negocio de una manera ágil, escalable y de bajo costo. La tecnología de la nube es de última generación, segura y accesible para empresas de todo tipo y tamaño. Es un esquema que hay que revisar al momento de determinar las opciones cuando una iniciativa requiere un componente tecnológico.

Muchos proveedores cuentan con una oferta completa, y algunos se especializan en un nicho. Seguramente, el mercado seguirá evolucionando y robusteciendo la oferta de servicios. Es importante que la evaluación de las opciones sea informada y siga un procedimiento formal para elegir la que mejor se adapte a las necesidades de la empresa.

Referencias

  • https://www2.deloitte.com/us/en/pages/deloitte-growth-enterprise-services/articles/private-company-cloud-computing.html
  • https://www2.deloitte.com/us/en/pages/technology/topics/cloud.html
  • https://www.oracle.com/mx/cloud/index.html
  • https://cloud.google.com/
  • https://aws.amazon.com/es/

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>