Contabilidad, Edición 51

¿En qué consiste la iniciativa: Información a Revelar del IASB?

Por: Sandra Minaburo
Jefa del Departamento Académico de Contabilidad
Instituto Tecnológico Autónomo de México

La información financiera tiene como principal objetivo “rendir cuentas”, por lo que una de las características primordiales de los reportes o informes anuales es que deben ser claros; es decir, el usuario debe comprender los hechos y eventos que sucedieron en una entidad durante un periodo contable para poder tomar adecuadamente sus decisiones.

Para que la información sea clara, debe ser concisa y estar escrita en lenguaje sencillo. También debe mostrar un vínculo entre las actividades del negocio y el desempeño financiero. Para que la información sea concisa, las entidades deben aplicar su juicio profesional para tomar decisiones sobre qué informar, cómo informar y cuánto informar.

Recientemente, luego de la adopción de normas internacionales en México y en otros países, una de las principales quejas que la comunidad contable ha externado es la cantidad de revelaciones que se tienen que hacer para cumplir con lo que se requiere en cada uno de los conceptos de los estados financieros.

Contralores y directores financieros de entidades mexicanas sujetas a estas revelaciones han comentado en diversos medios y entrevistas que en el año de adopción, “la información que presentaron en los estados financieros creció de manera exponencial, y esto implicaba que ahora los informes anuales fueran libros y no reportes”-

De igual forma, Russell Picot, director financiero de HSBC, comentó en el foro de discusión que organizó el IASB el 28 de enero de 2013:

Existe un gran riesgo de que los estados financieros y los reportes anuales se conviertan únicamente en un ejercicio de cumplimiento y no en una herramienta de comunicación, ya que hay presión de los reguladores por agregar más y más información. Muchas empresas han optado por comunicar la información a través de otros medios que no son los estados financieros, ya que los usuarios consideran que los reportes carecen de estructura, presentan revelaciones duplicadas y estas no se enfocan a los conceptos importantes o novedosos; en pocas palabras, las revelaciones no responden a las necesidades del mercado y del medio tan cambiante en que viven las empresas.

Ahora bien, desde el punto de vista del usuario, contar con más información no debería representar una preocupación; al contrario, debería ser visto como una batalla ganada contra comentarios tan comunes como los siguientes: “No puedo darte esa información ya que es confidencial”. “No entiendo qué es lo que está reportando la entidad porque no tengo más información en las notas, pues la entidad está simplificando las revelaciones que hace de algunos elementos de los estados financieros.”

De estos comentarios se puede concluir que quienes preparan la información y quienes la utilizan tienen una opinión diferente sobre la necesidad de esa información. Los preparadores se quejan de que hay un exceso de revelaciones, y los usuarios dicen que no hay una comunicación correcta sobre lo que sucede realmente en las empresas y que falta información relevante para tomar decisiones.

Ahora bien, no es difícil postular qué características debería tener la información financiera. Así, debe estar organizada, estar ligada, unir claramente el negocio con el desempeño financiero, ser oportuna, ser clara, concisa y escrita en lenguaje entendible, ser específica de la entidad (es decir, que refleje la situación del ente que reporta) y explicar la sustancia de las operaciones que realizó la entidad durante el periodo que se informa.

El 27 de junio de 2013 en Ámsterdam, Hans Hoogervorst, presidente del International Accounting Standards Board (IASB), afirmó en una conferencia denominada “Breaking the boilerplate” que “en muchas compañías, el tamaño de sus informes para el año 2012 fue estratosférico. Pero el volumen de la información no implicó necesariamente que se incrementara la información útil para el usuario. El riesgo es, entonces, que los informes anuales se conviertan en documentos para cumplir más que en documentos para comunicar” (Hoogervorst, 2013).

En esa misma conferencia se anunciaron 10 acciones que el IASB llevaría a cabo para tratar de dar una solución al problema de las revelaciones. Sin embargo, de entrada el IASB las calificó como simples y no particularmente revolucionarias:

  1. Ser más claros en el principio de materialidad definido en la NIC 1, Presentación de estados financieros. Este principio no solo implica que conceptos identificados como materiales deben incluirse, sino también que las revelaciones no materiales deben quedar excluidas.
  2. Subrayar que la evaluación de la materialidad se aplica a todo el conjunto de los estados financieros, incluyendo las notas.
  3. Destacar que si una norma contable se considera como relevante para la entidad, no significa necesariamente que la entidad debe incluir todas y cada una de las revelaciones que la norma establece. Al contrario, cada revelación debe ser juzgada de manera individual a la luz del principio de materialidad.
  4. Eliminar de la NIC 1 ciertos párrafos que los preparadores de la información financiera han interpretado como que establecen un orden de presentación de las notas, de modo que parece que se obliga a presentar todas las notas que se indican en las normas particulares. Al contrario, el preparador debe aplicar su juicio profesional con base en el principio de materialidad.
  5. Agregar en la NIC 1 cierta flexibilidad para que las entidades decidan dónde y cómo revelan sus políticas contables, siguiendo sus propios criterios de importancia relativa.
  6. Agregar el requisito de reconciliación de la deuda neta para que el usuario pueda integrar la deuda y ligar las revelaciones que se hacen en los estados financieros.
  7. Generar material didáctico y guías de aplicación sobre el principio de materialidad.
  8. Explicar claramente cuál es el objetivo de las revelaciones y ejemplificarlas al desarrollar nuevas normas, dejando más espacio al juicio profesional sobre la materialidad.
  9. Iniciar un proyecto de investigación para revisar las normas: NIC 1, Presentación de estados financieros; NIC 7, Estado de flujos de efectivo; y NIC 8, Políticas contables, cambios en las estimaciones contables y errores. La meta de este proyecto será reemplazar estas normas con un marco conceptual integral para las revelaciones.
  10. Revisar los requisitos de las revelaciones de cada una de las normas vigentes.

Como resultado de las acciones anunciadas, el IASB empezó a trabajar con el proyecto denominado: “Disclosure Iniciative”, el cual incluye tres áreas de investigación: i) Materialidad, ii) Principios de revelación y iii) Revisión de las revelaciones, norma por norma.

El proyecto Materialidad1 incluye una investigación de cómo el principio de materialidad se ha venido aplicando en la práctica contable, con el objetivo de elaborar una guía sobre su aplicación. Desde marzo de 2014, el IASB ha publicado diferentes artículos de investigación que ha agregado a su agenda de trabajo.

El objetivo del proyecto Principios de revelación2 es identificar y desarrollar los principios que se deben seguir para las revelaciones, es decir, trazar un marco conceptual integral y general sobre las revelaciones que las empresas deben hacer de su información financiera. Básicamente, se modificarán las normas NIC 1, 7 y 8.


1 Véase http://www.ifrs.org/Current-Projects/IASB-Projects/Disclosure-Initiative/Materiality/Pages/Home.aspx.

2 Véase http://www.ifrs.org/Current-Projects/IASB-Projects/Disclosure-Initiative/Principles-of-Disclosure/Pages/Home.aspx.

La Revisión de las revelaciones norma por norma es un proyecto de más largo plazo que el IASB no ha iniciado aún y que tiene como objetivo examinar los requisitos de revelación de todas las normas para detectar si hay conflictos, duplicaciones o coincidencias en las revelaciones.

En marzo de 2014, el IASB emitió para auscultación un proyecto de norma denominado “Iniciativa de información a revelar. Modificaciones propuestas a la NIC 1″. Este proyecto se enfoca en dos cambios principales:

  1. Modificaciones a la NIC 1 sobre la importancia relativa y la agregación de partidas, el estado de situación financiera y el estado de resultados, la conformación de los otros resultados integrales, la estructura de las notas y la información a revelar sobre las políticas contables.
  2. Presentación de los efectos en inversiones de capital (inversiones en asociadas o en acuerdos con control conjunto) en el otro resultado integral.

El IASB recibió más de 100 cartas de respuesta. La mayoría de los usuarios estuvo de acuerdo en los cambios que se propusieron e hicieron énfasis en que los conceptos de materialidad y de juicio profesional son fundamentales para mejorar la calidad de la información contable y de las notas a los estados financieros.

Por lo tanto, además de las acciones que lleva a cabo el IASB, algunas recomendaciones que se pueden hacer para tratar de solucionar este problema de revelación son los siguientes:

  1. Fomentar el juicio profesional.
  2. Colaborar con los reguladores para definir las áreas que generan más problemas y enfocarse en ellas para mejorar la calidad de las revelaciones.
  3. Utilizar más y mejor la tecnología que permite reportar y extraer de manera más eficiente y sencilla la información financiera (XBRL: eXtensible Business Reporting Language).
  4. Desarrollar más el principio de materialidad en todos los niveles.

Finalmente, la profesión contable tiene una gran responsabilidad en el problema que perciben los usuarios y las entidades respecto a nuestra máxima contable de que la información debe ser útil para la toma de decisiones. Todos estamos involucrados, preparadores, auditores, reguladores y usuarios. A todos nos compete tomar medidas urgentes para que el producto de nuestra profesión (reportar información financiera útil para la toma de decisiones) no termine de deteriorarse y pierda la importancia que ha tenido históricamente.

Referencias

Publicar un Comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos requeridos están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>